web dependiente

Jun 25, 2021 | Diseño Web | 0 Comentarios

¿Qué es la web independiente y qué importancia tiene en 2021?

Hace diez años se empezó a hablar de la "web independiente". Aunque ya no usamos el término habitualmente, eso no significa que no siga siendo un tema de discusión tan vital hoy como lo era hace una década.

Hoy quiero analizar de dónde viene el término, a qué se refiere hoy en día y por qué es algo en lo que todos los que nos dedicamos a los negocios, el marketing y el diseño web deberíamos pensar.

¿Qué es la web independiente?

La web independiente es un término acuñado en 2010 por John Battelle.

En “Identity and The Independent Web”, Battelle aborda el tema de la pérdida de control de los datos, la privacidad y la toma de decisiones de los usuarios de Internet en favor de las redes sociales y los motores de búsqueda.

“Cuando estamos “en” Facebook, Google o Twitter, nos conectamos a una infraestructura que se fija en nosotros, sirviéndonos contenidos y comercio de forma automatizada pero cada vez más sofisticada. Claro que navegamos, controlando nuestra experiencia, pero el hecho es que las opciones que se nos ofrecen mientras navegamos están cada vez más dirigidas por algoritmos modelados en la comprensión del servicio de nuestra identidad”.

Eso es la Red Dependiente.

Así es como Battelle explica la Web Independiente:

“Hay otra parte de la web, una en la que puedo pasearme un poco más a mi aire, y descubrir nuevos territorios, en lugar de que el territorio se corresponda con una supuesta identidad. Y esa es la tierra de la web independiente”.

En 2010, esto se refería a sitios web, motores de búsqueda y aplicaciones en los que no se rastreaba a los usuarios ni su actividad. Pero muchas cosas han cambiado desde entonces, y muchos sitios web que antes eran seguros para navegar sin interferencias ni manipulaciones ya no lo son.

¿Qué ocurre cuando la web dependiente toma el control?

Nada bueno. Retiro lo dicho. No es justo hacer una afirmación general sobre las plataformas y sitios web dependientes. Sin duda, los usuarios pueden beneficiarse de compartir algunos de sus datos con ellos.

Por ejemplo, Facebook. Desde su creación, ha permitido a la gente conectarse con amigos perdidos hace tiempo, mantenerse en contacto con parientes lejanos, permitir a los profesionales autónomos como nosotros encontrar comunidades afines, etc.

Lo mismo ocurre con los sitios web y las aplicaciones que rastrean y utilizan los datos de los visitantes. Los consumidores están más que dispuestos a compartir datos relevantes con las empresas siempre que se beneficien de las experiencias personalizadas resultantes.

Pero la web dependiente también tiene un lado más oscuro. Hay muchas formas en las que la web dependiente cuesta a los consumidores y a las empresas el control de cosas importantes como:

Comportamiento

Si has visto El dilema social, sabrás que plataformas como Facebook y Google se benefician de la venta de sus usuarios a los anunciantes.

Así es. No sólo venden los datos de los usuarios. Están vendiendo a los propios usuarios. Si los algoritmos consiguen cambiar el comportamiento de los usuarios, estas plataformas y sus anunciantes obtienen grandes beneficios.

Muchos sitios web y aplicaciones también son culpables de utilizar la manipulación para “obligar” a los usuarios a comportarse como ellos quieren.

Datos personales

Esta es bien conocida gracias al GDPR en la UE y a la CCPA en California. A pesar de estas iniciativas para proteger los datos de los usuarios y la privacidad, la explotación de los datos personales en la web sigue siendo una enorme preocupación pública en los últimos años.

Contenido y Marca

Esto no es tan relevante para los sitios web como para las plataformas de medios sociales y Google.

Las plataformas web dependientes dictan en última instancia quién ve tu contenido y cuándo. Y aunque están más que contentas de beneficiarse del tráfico y la participación que este contenido aporta a sus plataformas, están igual de contentas de censurar o retirar contenido a su antojo, como hizo Skillshare en 2019 cuando eliminó la mitad de sus cursos sin avisar a sus creadores.

Es más, mientras que las redes sociales y los motores de búsqueda se han convertido en el lugar para comercializar nuestros negocios, parte de nuestra marca se pierde al entrar en estos entornos sobresaturados.

Ingresos

Cuando los algoritmos se actualizan, muchas empresas suelen sentir los efectos negativos casi de inmediato.

Por ejemplo, Facebook actualizó su algoritmo en 2018 para priorizar el “contenido significativo”. Esto expulsó el contenido orgánico de las empresas y llevó el contenido regular de los usuarios a la cima del montón.

Esto, a su vez, obligó a las empresas a tener que pagar para jugar si querían usar Facebook como una plataforma de marketing viable.

Acceso

La Red Dependiente no sólo afecta a las experiencias de los individuos. Puede tener efectos de gran alcance cuando una empresa proporciona un servicio crítico a una gran parte de la población. Lo vimos en noviembre, cuando AWS dejó de funcionar.

Sin embargo, no sólo se cayeron los servidores de Amazon. Se llevó a cabo aplicaciones y sitios como:

  • 1Password
  • Adobe Spark
  • Capital Gazette
  • Coinbase
  • Glassdoor
  • Roku
  • The Washington Post

Y no hay absolutamente nada que estas empresas o sus usuarios puedan hacer más que sentarse y esperar… porque Amazon aloja una parte sustancial de la web.

Innovación

Cuando los consumidores y las empresas se vuelven dependientes de plataformas que controlan predominantemente la forma en que vivimos y trabajamos, nos resulta difícil defender a los pequeños que intentan abrir caminos innovadores.

Y eso es exactamente lo que vemos que ocurre una y otra vez con las tácticas de compra y muerte de las grandes tecnológicas.

Como resultado, perdemos realmente la opción de elegir lo que utilizamos para mejorar nuestras vidas y nuestros negocios. Y los pensadores innovadores pierden la capacidad de introducir cambios muy necesarios en el mundo porque las grandes tecnológicas quieren poseer la gran mayoría de los datos y los usuarios.

¿Cómo podemos recuperar el control de la Red de Dependencia?

En estos momentos están ocurriendo muchas cosas que intentan empujar a los consumidores y a las empresas hacia una Web más independiente:

  • La protección de la privacidad del consumidor: El GDPR y la CCPA permiten a los consumidores controlar a dónde van sus datos y para qué se utilizan.
  • Regulación de las grandes tecnologías: El Senado estadounidense celebró audiencias sobre regulación tecnológica con los directores generales de Facebook y Twitter.
  • Iniciativas de concienciación pública: Películas como The Social Dilemma aportan una mayor concienciación sobre lo que ocurre en las redes sociales.
  • Adopción de bloqueadores de anuncios: El uso de los bloqueadores de anuncios está en su punto más alto.
  • Uso de motores de búsqueda privados: Aunque Google domina la cuota de mercado de los motores de búsqueda, la gente está empezando a utilizar motores de búsqueda privados como Duck Duck Go.
  • Crecimiento de la navegación privada: Más del 60% de la población mundial sabe lo que es la navegación privada (es decir, el modo incógnito), y aproximadamente el 35% la utiliza cuando navega por la web.
  • Popularidad de los CMS de código abierto y autoalojados: La comunidad IndieWeb anima a la gente a alejarse de las plataformas dependientes y construir sus propios sitios web y comunidades. Esto es algo de lo que Matt Mullenweg, el fundador de WordPress, habló en 2012.

“Internet necesita una plataforma fuerte e independiente para los que no queremos estar a merced del dominio de otro. Me gusta pensar que si no creáramos WordPress existiría otra cosa muy parecida. Creo que el código abierto es algo así como nuestra Carta de Derechos. Es nuestra Constitución. Si no somos fieles a ella, nada más importa”.

Como diseñadores web, esto es algo que realmente debería hablarte, especialmente si alguna vez te has encontrado con un lead o cliente que no entendía por qué necesitaba un sitio web cuando podía simplemente anunciarse en Facebook o Instagram.

Una web descentralizada: Quizás la más prometedora de todas estas iniciativas son Solid e Inrupt, que fueron lanzadas en 2018 por el creador de la Web, Tim Berners-Lee.

Como explicó Berners-Lee en el blog de Inrupt en 2020:

“La web siempre estuvo destinada a ser una plataforma para la creatividad, la colaboración y la libre invención, pero eso no es lo que estamos viendo hoy. Hoy en día, la transformación de las empresas se ve obstaculizada por la gestión de diferentes partes de la vida por parte de distintos silos, cada uno de los cuales se ocupa de una porción vertical de la vida, pero en los que los usuarios y los equipos no pueden obtener la información necesaria para conectar esos datos. Mientras tanto, esos datos son explotados por el silo en cuestión, lo que ha provocado un creciente y muy razonable escepticismo público sobre el mal uso de los datos personales. Esto, a su vez, ha dado lugar a una normativa de datos cada vez más compleja“.

Esto es algo que todos deberíamos vigilar de cerca. Tanto los consumidores como las empresas desconfían de la web dependiente. ¿Quién mejor que el creador de la web para guiarnos hacia la web independiente, donde podemos proteger nuestros datos y controlar mejor nuestra experiencia?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jonás López Mesa

Jonás López Mesa

Especialista en desarrollo web, SEO local y diseño gráfico

Entradas similares