La neblina del SEO

Oct 7, 2020 | Marketing Digital | 0 Comentarios

Hoy me he encontrado con una maravilla compartida en twitter. Un artículo del blog searchenginejournal donde se analizaba la confusión actual que existe en el mundo SEO (y yo pienso que no sólo en el SEO) entre los conceptos de correlación y causalidad que me han hecho pensar bastante en la idea de la neblina del SEO. Y no, no voy a hablar de los vende humos, ni de las personas que tratan de aprovecharse de la inmensa mayoría de personas que no tienen un conocimiento concreto para obtener lo que podríamos considerar ganancias deshonestas. Mi propósito en este artículo es decirte, en resumen que los que nos dedicamos al SEO no tenemos ni idea de lo que hacemos y, aún así, somos los más competentes para hacer lo que hacemos.

El artículo, escrito por Helen Pollitt analiza algo muy interesante que te voy a resumir:
En el mundo del SEO se tiende a confundir los conceptos de correlación y causalidad porque cuando dos hechos presentan una correlación entre ellos se tiende a pensar que uno de ellos ha sido causa del otro.

El ejemplo del .JPEG

El ejemplo que utilizaba Helen era el siguiente: Si observamos una correlación entre la cantidad de imágenes .JPEG que ponemos en una página web y el posicionamiento de esa página, automáticamente tendemos a pensar que hay que poner más imágenes en cada página y que en todas nuestras páginas tenemos que poner imágenes para posicionarlas mejor porque (y aquí viene la típica frase) eso ayuda al posicionamiento.

Y realmente esto no tiene por qué ser cierto, pueden haber sido otros muchos factores los que, de manera casual, han generado esta correlación entre la cantidad de imágenes .JPEG y el posicionamiento de una página web, como por ejemplo, las etiquetas alt, el peso de la página, etc. Todo influye. Pero ¿Todo influye?

la neblina del seo TeideSEO
Personas señalando todo lo que influye para posicionar tu web

¿Todo influye en el SEO?

Los SEOS nos jactamos en decirle a nuestros clientes y al mundo entero que esto o aquello influye. No incluyas estos plugins porque la velocidad de carga influye. Escribe más palabras porque la cantidad de texto influye. Utiliza más encabezados H2,3 porque eso influye.

Y es cierto, quizá todo influya, pero quizá no como nosotros nos pensamos. Ni Google entiende al 100% cómo funciona ya su algoritmo, nosotros conoceremos un 20%.

Últimamente nos llegan miles y miles y millones de anuncios, publicidad, mensajes, correos electrónicos, tuits y mensajes por muchos medios donde alguien, en algún lugar, ha encontrado el nuevo y definitivo factor de posicionamiento para hacer subir tu página web como la espuma.


¿El mejor factor de posicionamiento de Google?


Entonces, automáticamente, nosotros, como SEOS que somos, tomamos ese nuevo factor como el factor definitivo que va a sacar a nuestro negocio de la oscuridad, tras la primera página de Google. Ese método súper megatrónico que hará que el dinero llueva, que seamos felices, que nuestra vida sea magnífica y que se acabe el hambre en el mundo.

Pero la decepción llega cuando al probar la panacea de los métodos, todo sigue igual, e incluso, en algunos casos, peor.

Y tras tropezarte repetidas veces contra la misma piedra hasta que te quedas sin dedos en los pies llegas a una conclusión muy interesante que te hace replantearte no sólo la manera en la que quieres potenciar tu negocio, sino también la manera en la que va a ayudar a otras personas a potenciar el suyo.

El SEO se inventa con cada proyecto

El punto es que no podemos aplicar las mismas reglas para todos. Quizá un proyecto necesite una cantidad masiva de backlinks para salir a flote y otro sólo necesite un enlace nofollow de un blogspot. Quizá tu artículo necesite 2.500 palabras y puede que el mío no llegue a 100.

En este océano azul tan grande como es Internet, las opciones, literalmente, son infinitas, las causas de lo que esté sucediendo en tu web (más allá de lo técnico, es decir, si tu robots.txt está bloqueando a Google, pues la causa es evidente) pueden ser miles de millones.

Por eso el SEO se inventa con cada proyecto. ¿Cómo? Probando de todo en cada proyecto. Ajustando hasta que funciona.

Si alguna vez has leído o has trabajado con redes neuronales el proceso de un SEO es similar: recopilar muchísima información > hacer pequeños ajustes con esa información > recopilar muchísima información > hacer pequeños ajustes con esa información. Así hasta que los ajustes sean óptimos.

Es cierto, hay cosas que siempre funcionan, y normalmente estas cosas tienen que ver con el dinero y lo que se podría salir del SEO. Evidentemente, si inviertes 2.000€ al mes en publicidad pagada en redes sociales o Google Ads tendrás visitas, tendrás tráfico, ese tráfico (si has hecho bien las cosas) se transformarán en clientes y tendrás beneficios.

Incluso hay cosas dentro del SEO que son evidentes que funcionan, como usar las palabras clave según intención de búsquedas, metaetiquetas, y muchos factores que no voy a enumerar. Y todo eso está bien, es necesario y útil, pero no es lo más necesario ni lo más útil.

La neblina del SEO

Así que la neblina del SEO es, precisamente, el conjunto de todos los factores de posicionamiento que nos impiden ver lo que es realmente importante. Este punto tiene doble filo y dos mensajes, uno para las personas que contratan SEO y otro para los SEOS

Para los que contratan SEO

Tengan en cuenta que el SEO es como un epidemiólogo que se enfrenta al problema de buscar una cura para una nueva enfermedad (ahora tan en boca de todos, nunca mejor dicho). Sabe mucha teoría, conoce la práctica con otras enfermedades y vacunas, puede aplicar conceptos, puede aplicar técnicas y su experiencia le servirá grandemente para encontrar una cura, pero, a fin de cuenta, necesita encontrar una cura nueva, una cura específica para esa cepa concreta de un virus concreto actuando en un organismo vivo concreto.

El SEO es igual. Cada proyecto es un mundo nuevo. Cada proyecto es un problema concreto con una solución diferente. En este sentido, ser SEO se acerca más a la ingeniería que a la técnica. Porque no se trata de aplicar una serie de técnicas y ya el coche arranca. No, se trata, nada más y nada menos, de inventar un nuevo factor de posicionamiento. Un factor único, compuesto de muchísimos otros factores conocidos que hará que un proyecto concreto, sea visible. Un factor que, además, cambia con el tiempo, porque dependemos de Google como un pescador de los caprichos del mar.

Para los SEOs

No seamos vende humos ni holgazanes. El SEO técnico es importante, pero estamos hartos de comprobar que no lo es todo. Por eso debemos ser sinceros, y hacer comprender a nuestros clientes que no les estamos vendiendo una primera posición en el buscador de Google, estamos vendiendo la mejora de un negocio o proyecto online.

No voy a decir cómo tiene que venderse cada uno, pero quizá podríamos cambiar cosas como: Lo que necesitas es mejorar tu ratio texto-html para posicionar en Google por esto ayudará, pero piensa en una estrategia de creación de contenido que aporte valor a tus usuarios.

Y esto se consigue con técnica, evidentemente, con conocimiento, con SEO técnico y con todo lo que quieras, pero (ya que hablamos de factores) el factor más importante para un SEO es involucrarse en cada proyecto para averiguar qué es justamente lo que necesita.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jonás López Mesa

Jonás López Mesa

Especialista en desarrollo web, SEO local y diseño gráfico

TU PÁGINA WEB POR 199€

Entra aquí ahora y consigue tu página web optimizada para móviles para los buscadores y para tus clientes al mejor precio. Las mejores webs al mejor precio.

COMIENZA A SER VISIBLE

¿Quieres un cambio real?

¡Vamos a hacerlo!

Abrir chat
✍ Escríbenos por Whatsapp